Vivir del arte… (¿cuánta vida te está costando tu sueldo?)

A veces quieres tirar la toalla. Por muchas razones. La primera casi siempre es económica. Vivir del arte es muy complicado, sobre todo al principio. Al tener que compatibilizar dos trabajos para poder pagar facturas y sobrevivir (que no vivir) no puedes escoger cualquier trabajo. Normalmente son trabajos que te dan lo justo para vivir (sin extras y sin hacer gastos considerables) porque son a media jornada, y a veces ni siquiera todos los días para poder ensayar, actuar, rodar…etc…

Y pasan los meses, y apenas tienes vida personal, porque equilibrar tu vida entre dos mundos no siempre es fácil, y el tiempo que tienes libre en un trabajo te lo ocupa el otro. Y a veces te pegas tiempo y tiempo sin un día de descanso. Y todo esto para encima no poder pagarte un capricho. Y para aguantar miradas y comentarios de mucha gente que se considera “normal” porque tiene un piso en propiedad, una pareja estable, un hijo y un perro. Y me parece estupendo. Es su opción de vida, es tan válida como otra. Pero no es la mía, al menos no por ahora.

Y mucha gente te pregunta ¿por qué? Y la respuesta es muy sencilla.

Me hace feliz. Podría pegarme toda la vida sin conseguir vivir dignamente de actuar y seguiría actuando. Porque esto no lo hago por dinero. Me encantaría que mis actuaciones, mis ensayos, mi mundo artístico me sirviera para vivir perfectamente, pero eso será siempre algo secundario para mi.

Lo hago porque en el escenario me siento más viva que fuera de él, porque es maravilloso el ver caras emocionadas al acabar una función, porque quiero contar historias, y hacer reír y también llorar, y sobre todo hacer pensar.

Lo hago porque a pesar de que mala gente hay en todas partes, la mayoría de compañeros con los que me cruzo están para apoyarte, y para enseñarte, y para hacerte reír a pesar de todo. Y recibes mucho más impulso que zancadillas de la mayoría de ellos. Y eso hoy en día escasea, y mucho.

Lo hago porque aprendo, porque crezco, porque he estado muchos años sin hacerlo y me he sentido incompleta. He perdido mucho tiempo y no estoy dispuesta a perder más. Lo hago porque quiero, porque he elegido hacerlo, y creo que esa es la clave. En la vida hay que elegir. Puedes posponer tus elecciones pero finalmente tendrás que saltar sin paracaídas y confiar en que el viento te llevará a un lugar seguro. Y si no lo hace, al menos disfruta del recorrido, del paisaje. En la vida hay que renunciar a unas cosas para tener otras. Habitualmente quien lo quiere todo suele quedarse sin nada. Por eso ahora es el momento de renunciar a cierta estabilidad para perseguir un objetivo mayor que el llegar a fin de mes.

El otro día vi por las redes una frase que me llegó y me encantó. “¿Cuánta vida te está costando tu sueldo?” La sociedad actual es como un letargo odioso, del que muy pocos (por más que digan) quieren despertar. A todos nos gusta vivir bien, pero si miramos a nuestro alrededor con atención veremos la cantidad de cosas prescindibles que existen en nuestro día a día.

No sé si algún día conseguiré vivir exclusivamente de actuar de nuevo pero lo que si está claro es que me lleve hacia donde me lleve este camino voy a disfrutar del recorrido.

De las subidas y bajadas, de las curvas, de los sobresaltos y de los períodos de calma. Al final lo importante no es la meta si no cómo llegas a ella. Toda la gente que conoces, todas las experiencias que acumulas. Y de esas ya tengo unas cuantas, estoy impaciente por vivir las que me quedan.

Hay muchas más razones por las que una piensa en tirar la toalla en este mundo, los numerosos NO por ejemplo. Pero tampoco es tan diferente esta vida de ninguna otra. ¿Cuántos “NO” has tenido en tu vida? Seguro que más que la palabra “SI”. Pero al final cada “NO” es una clave para mejorar, para esforzarte, para buscar nuevas maneras de llegar al mismo destino. Lo peor que puede ocurrir en tu vida es que te digan demasiado “SI”.

Seguiremos capeando el temporal, viajando entre esos “NO” y algún “SI” y creando oportunidades donde no las haya.

Eso sí, un consejo para quien quiera dedicarse al mundo artístico…si lo haces por dinero vete a tu casa, busca un empleo de 9 a 5, te va a ir mucho mejor que aquí…o eso, o apúntate a un reality, porque son muy pocos los elegidos que consiguen ya no vivir de esto, si no vivir dignamente de esto. Pero alguno hay…

Un consejo más…nunca renuncies del todo a tus sueños, por muy imposibles que parezcan…aunque el objetivo final no sea cumplirlos, una vida soñando es mucho más bonita que simplemente durmiendo.

Los artistas

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *