A veces el espectáculo no puede continuar

Este viernes TETAS se iba a presentar en Gromeló. Hablo en pasado debido a que finalmente hemos decidido posponer la actuación. Es algo que no quería que ocurriera debido a que en nuestra anterior actuación programada de TETAS en la sala el pasado diciembre tuvimos que suspender por motivos técnicos del local. Y aquí estoy yo, otra vez suspendiendo otra actuación, por motivos técnicos también. Pero otro tipo de motivos técnicos.

Mi cuerpo es el medio por el que yo puedo expresar y trabajar, y ahora mismo no puede responder gracias a los maravillosos virus que van por el aire y que precisamente en invierno parecen estar al acecho de todos y cada uno de nosotros. Cuando uno está empezando en esto, no sólo haces una actuación. Cada vez que la haces tienes que movilizar a gente, es una inversión de tiempo y dinero. Tienes que movilizar al técnico, buscar un medio de transporte para la escenografía, buscar un sitio para ensayar, crear un nuevo cartel, imprimir y pegar carteles, hacer promoción en las redes, etc…  debido a que para ti lo poco que puedas ganar en una actuación es mucho. Estás empezando. No tienes a nadie que haga esas cosas por ti, sólo cuentas con la ayuda desinteresada de la gente para ayudarte a promocionar y a salir adelante, que la mayoría de las veces lo hacen porque te aprecian y por amor al arte.

Simplemente siento que movilizar a tanta gente, y hacer ese esfuerzo yo misma, para finalmente quizás el mismo día del espectáculo tener que suspender porque mi cuerpo no responde es mucho peor. Y es mucho menos profesional. He considerado más sensato cambiar la fecha, y también he preferido contarlo tal cual en el blog, la verdad, sin más. Porque me apetece que la gente sepa que no es simplemente ir a una sala y actuar, hay mucha gente detrás para hacer eso, mucho tiempo invertido y dinero. Tanto a la hora de crear un montaje como a la hora de moverlo. No es más complicado ni menos que otra cosa, ni es un sacrificio, sobre todo si lo haces porque es lo que más te gusta en esta vida y aspiras a vivir exclusivamente de eso, pero es un esfuerzo. Supongo que habrá mucha gente que lo sepa, pero aún así quería decirlo.

Y cuando ocurren este tipo de cosas, como suspender, por el motivo que sea, es tremendamente frustrante. Porque apenas tienes ingresos, porque no tienes un nombre aún como actriz como para poder permitirte ciertas cosas… Y sabes que no da excesiva buena imagen. Pero no queda otra. A veces el espectáculo no puede continuar.

Espero veros en las próximas fechas de TETAS. Ya nos queda poquito para acabar el recorrido por Zaragoza con esta obra. Muy poquito. Casi un año ya con este montaje. Tendremos una nueva fecha en Gromeló, después nos iremos a La Suite y cerraremos TETAS en El Extintor, justo donde empezó.

¡Larga vida al teatro, y muerte a los virus!

 

Tetas-vacío

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *