De teatro,miedos y amores… pero sobre todo de gracias

El sábado pasado, día 14 de Marzo tuvo lugar la última función de TETAS en Zaragoza. Acabó justo donde comenzó, en Sala El Extintor, en el mismo mes que comenzó.

Fue una despedida, y como todas las despedidas fue un momento agridulce. Un momento de hacer balance, de sacar todo lo positivo de esta experiencia tan bonita y enriquecedora,y de plantearse nuevos retos, nuevos lugares a los que ir, un momento de cambio.

Fue maravilloso el ver una sala llena, con caras conocidas y desconocidas, y con repetidores, algo que ha sido habitual en todo este pequeño pero gran recorrido.

Mucha gente me ha preguntado a lo largo de este año que cómo nació TETAS. TETAS nació como un proyecto personal para demostrarme a mi misma que podía dar el salto a profesionalizarme, a dejar de ser la eterna estudiante de clases de teatro que tiene demasiado miedo de convertir su pasión en su modo de vida. A mis 30 años llevo desde los 21 enamorada del teatro. Ese amor me llevó a empezar a tomar clases en el Teatro de la Estación y después en la Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza. Pero como siempre que hay amor, el miedo aparece, y ese miedo fue el que en su día me puso trabas a la hora de seguir mi pasión y me llevó a abandonar momentáneamente todo lo que siempre había deseado. Pero si el amor es verdaderamente sincero, finalmente gana. El amor me llevó a volver a mi camino, de la mano de un gran amigo, Óscar Castro, que ha estado conmigo en esta loca aventura, y al que estaré siempre agradecida por haber puesto tanto cariño y haber invertido tantas horas, y por haber creído en mi, cuando ni yo misma lo hacía. Y por supuesto gracias a Paloma Pedrero por haberme cedido sus textos de una forma desinteresada para tres de las escenas, ha sido todo un lujo.

No voy a olvidarme de toda esa gente que ha estado conmigo apoyándome de mil maneras diferentes. Es mucha. A mis dos técnicos suplentes, Laura Roca y Daniel Canelo Soria, no sólo por acompañarme en las actuaciones como técnicos, si no por estar a mi lado como amigos. A toda esa gente que me ha ayudado con los carteles de la obra y la promoción de la misma y de mi persona: Cecilia Capapé Lapeña (Lisístrata Live In Tokyo) , Héctor Jordana (Mutation Is Needed) y Lúah Púah (Lúah Púah Photo) y con esta página web. Y por supuesto a todas las personas. los portales y medios en redes sociales, internet, prensa y demás que han compartido las fechas de la obra.

Gracias a mis amigos y familia por haberme aguantado antes de comenzar la obra, durante y después. Por aguantar lloros, risas, ausencias, y haberme apoyado en todo momento.

Mil gracias al público que ha venido a las salas durante este mágico año. Mil gracias por las críticas constructivas y las que no lo eran. Afortunadamente ha habido muchas más de las primeras. Pero sobre todo, gracias por esas caras emocionadas que vi en muchas de las personas que vinieron a ver la obra, por tantos “enhorabuena,gracias por esta obra, me ha emocionado, buen trabajo, sigue así, llegarás lejos” y por las lágrimas de emoción que hubo en mucha gente asistente, eso no se puede comprar ni pagar con dinero.

Y lo más maravilloso, esos repetidores, gente conocida y desconocida que ha venido dos, tres y hasta cuatro veces a ver el mismo espectáculo, sólo por el placer de verlo. Que esas personas digan que han observado una evolución ascendente desde la fecha del estreno hasta el sábado pasado, es lo que hace que todo el trabajo merezca la pena.

Un año no es nada dentro del mundo del teatro. Oyes a muchos compañeros de profesión (qué honor empezar a llamaros compañeros desde el más profundo respeto y humildad, con todo lo que me queda por trabajar y lograr) hablar de la cantidad de bolos que hacían en “sus tiempos buenos”. “Hasta 60 actuaciones en un mes…”algo que hoy en día parece casi imposible… TETAS ha tenido un recorrido en comparación pequeño pero intenso, pero para mi cada una de esas actuaciones ha sido un regalo,un sueño cumplido. Un desnudar mi alma a través de personajes que están en todas las mujeres y personas al mismo tiempo (pocos personajes no son así), en algunas funciones con mucho más acierto que en otras, al fin y al cabo, trabajas con tu cuerpo y emociones, y cada representación es igual pero completamente distinta. Lo más importante que he aprendido en este año, son dos cosas, que cuanto más próxima estás a cumplir tus objetivos, más alarmas y gente extraña aparecerán alrededor tuyo para que ceses en tu empeño, como si el universo quisiera ponerte a prueba, pero justamente en esos momentos, es cuando debes demostrar el amor que sientes por lo que estás haciendo y no rendirte, porque la recompensa tarde o temprano llega, y la segunda cosa más importante aún, las cosas hay que hacerlas con el corazón. No importa lo que sea, a lo que una persona se dedique, siempre hay que poner corazón, si pones corazón en lo que haces, de una manera mágica, al público, a la gente le llega (al menos a la mayoría) y le emociona. Puede que TETAS sea una obra buena pero modesta, puede que tenga cosas buenas y cosas malas, aciertos y errores, pero una cosa está clara, se ha hecho con cariño y amor, y eso el público lo siente. Y lo agradece. Muchas gracias a tod@s por haber estado ahí conmigo, al otro lado del telón.

Ahora llega el momento de llevar la obra a otros lares pero también de nuevos proyectos, nuevas experiencias. otra vez los mismos miedos, ilusiones, inseguridades…pero los cambios son así, y la única constante en esta sala de teatro que es el mundo es que no hay nada constante, todo se mueve, todo cambia.

Habrá que moverse y una vez más vencer al miedo para que de paso al amor.

Gracias de nuevo y ¡nos vemos en los escenarios!

 

2 comments on “De teatro,miedos y amores… pero sobre todo de gracias”

  1. Carmen Responder

    Ana, me ha emocionado lo que has escrito. Para mi eres uno de esos ejemplos a seguir, has luchado y sigues haciéndolo por algo que para ti no es solo una afición, si no que es tu gran pasión. Y has dicho algo que para mi es vital, y que a veces se nos olvida, y es que hagas lo que hagas, hazlo desde el corazón porque tardo o temprano siempre vuelve en forma de sonrisas, de emociones, de palabras bonitas y de nuevos proyectos. Yo tuve la suerte de verte actuar en TETAS y ya te dije que para mi fue una impactante sorpresa, emocionante y preciosa. Creo que vales mucho como actriz y que tienes esa garra y ese alma propias de las guerreras que saben lo que quieren y van a por ello. ¿Miedos? Qué haríamos sin ellos, nos protegen y nos advierten de que hay algo que nunca has hecho y que no sabes cual puede ser el resultado. Pero a ellos se les coge de la pechera y se les dice “Mira tú, se que esto es nuevo, pero voy a hacerlo, quieras o no, así que aparta, que allá voy”.

    🙂 Te deseo tooodo lo bueno y maravilloso que te pueda pasar.

    Un abrazo enorme pequeña gran Ana.

    • Ana García Blanco Responder

      ¡Muchas gracias Carmen! Eres una de esas personas que una se encuentra en el camino de la vida y que son una muy agradable sorpresa. Tú de luchas y pasiones también sabes y mucho. Gracias por tus palabras y por enfocar tu vida a ayudar a otra gente a que consiga sus objetivos. Como dice un gran libro, “el manicomio está lleno de gente que renunció a sus sueños”, hay que luchar por lo que amamos, soñamos, por lo que nos apasiona. ¡¡Un beso enorme!!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *