Sobre cambiar el mundo

El pasado viernes 8 de abril NO AMOR estuvo en el Bar Dixie. Primero, agradecer la estupenda acogida que tuvo. Nunca había actuado con este microteatro en un bar y fue una experiencia maravillosa tener al público tan cerca de mi, poder ver sus expresiones, sus reacciones y, por supuesto, ver el bar lleno te llena de alegría, ya que este micro se creó para poder llevarlo a todo tipo de espacios escénicos y está cumpliendo muy bien su función.

Después de la actuación tuve una conversación muy curiosa con dos espectadores. Les había encantado a nivel de texto e interpretación pero no estaban de acuerdo con el final de la escena. Ellos expusieron sus razones y la verdad es que a mi en ese momento algunas me parecieron válidas y otras no, pero siempre es interesante escuchar opiniones contrarias a las tuyas y ver diferentes puntos de vista. Una de las cosas que me dijeron es que si queríamos cambiar el mundo no podíamos terminar una escena (como mujer) de esa manera (lamento no dar más detalles pero si lo hago os destripo la obra) a lo que yo respondí, que no quería cambiar el mundo. Ella se quedó sorprendida. Me hubiera gustado matizar pero realmente en ese momento no tenía tiempo ni ganas de debatir, y me pareció más interesante escuchar que hablar.

La escena de Paloma no es amable, no acaba ni bien ni mal, porque realmente no acaba. Es una escena. Cada espectador debe decidir lo que quiere que ocurra a partir de ahí. Y a pesar de que ese no final pueda no agradar a todo el mundo, ese no final es una opción entre los finales disponibles. Tantos como posibilidades. Infinitas.

El que un hecho no te guste no quiere decir que no exista. Y si ese final enfada, disgusta a una parte de los espectadores, quiere decir que funciona. No deja indiferente, hace que te quejes, que quieras un final alternativo. Ha cumplido su función.

Esa ha sido siempre mi única aspiración al hacer teatro, siempre lo he dicho, ser sincera con el público, no dejar indiferente y que sus mentes se abran. Quizás es algo pretencioso, pero es lo que quiero. Si eso consigue cambiar el mundo aunque sólo sea de una persona, será maravilloso, y si no lo hace pero invita a replantear ciertas cuestiones, bienvenido sea ese momento. Y si tan sólo entretiene, también estaré contenta.  Para cada espectador es totalmente diferente.

Ellos aseguraban que en esa escena no había denuncia. Dejando de lado la cuestión de si todo el arte debe de ser una denuncia o no (cosa que da para trescientos posts más) yo considero que sí la hay. Pero me encanta el escuchar que para alguna gente esta escena sólo perpetúa un estereotipo. Me encanta escuchar esto, porque la mayoría de las mujeres con las que he hablado dicen sentirse identificadas con la escena, por lo tanto, es una realidad que sigue existiendo. Y la realidad no se transforma sin dejarla al descubierto. Sin mostrarla cruda, tal cual es. Lo triste es que esa realidad sigue existiendo, y que somos nosotras y nadie más las que debemos cambiarla.

No me considero feminista, no hago obras feministas o no feministas. Porque yo no quiero considerarme ninguna etiqueta. Sé que hay personas que no lo entienden. Pero es mi elección. Soy un ser humano, y apoyo a todo ser humano sea mujer o no. Aunque está claro que el mundo de la mujer me afecta más, y hasta ahora todo lo que he escrito va en esa dirección.

Lo curioso de todo esto es que yo no soy dramaturga, mi intención no es ni mucho menos identificarme como tal. Quizás cuando lleve diez años escribiendo pueda empezar a considerarme algo así. Sólo soy una persona sensible que escribe por instinto, y si un director me da el visto bueno y cree que puede funcionar, creamos algo juntos.

Así fue NO AMOR gracias a Nashaat Conde. La escena en su comienzo era muy diferente, pero bajo la mirada del director y sus consejos la volví a escribir, matizando unas cosas, quitando otras, añadiendo acciones… y el final fue algo que decidimos entre los dos. Es algo que salió de mi, de mi yo más profundo, no sé escribir por ahora de otra forma. Esto está siendo una carrera  de fondo acelerada, de la mano de toda la gente que me aporta su visión, sus consejos, sus críticas, y estoy muy agradecida de ir creciendo poco a poco con toda esa gente que me rodea y que me está dando la oportunidad de convertirme en una buena profesional.

Claro que me gustaría cambiar el mundo. Aspiro a ello todos los días. Si no lo hiciera no podría levantarme cada mañana.

Hablamos de cambiar el mundo, de todo lo que acontece en el planeta, de lo mal que está todo y nos lamentamos… pero,NOAmorDixie 01 ¿cuándo nos miramos a nosotros mismos qué pensamos? Cuando miramos a nuestro vecino, a nuestras familias, a todo lo que nos rodea, sobre lo que podemos actuar ahora mismo, sin depender de nada exterior… ¿de verdad nos planteamos cambiar la vida del ser que tengo justo enfrente de mi? ¿del vecino del portal de enfrente? ¿del vagabundo que está en la calle por la que pasamos todos los días al ir a trabajar? ¿cuándo vamos a cambiar al ser sobre el que tenemos pleno poder, el que vemos en el espejo al levantarnos?

A mi personalmente aún me queda mucho trabajo por hacer conmigo misma.

Creo que el mundo no cambiará si seguimos pensando globalmente y no actuamos sobre nosotros mismos y nuestro alrededor. Es mi opinión. Esta bien mirar al horizonte, pero para llegar a él hay que empezar a andar. Paso a paso. Y una de las maneras de llegar a cambiar el mundo es mostrar la realidad, y si no nos gusta, quizás tengamos que empezar a actuar para cambiarla, sin esperar que nadie venga a darnos una solución.

Todo esto son reflexiones, no sé si acertadas o no, pero aquí están. Tiendo a simplificar, lo sé, no sé si es bueno o no, pero es que algo me dice que las cosas no son tan complicadas como queremos creer. A veces un lenguaje enrevesado o grandilocuente esconde un vacío inmenso de lo que es para mi más importante, que es el sentir. Algo me dice que si escribo hasta ahora tanto sobre amor es porque creo que ahí está la clave, y fíjate si es fácil. Amar, querer, a todos y sobre todo a uno mismo. Seguiremos andando y preguntando, hasta que las respuestas aparezcan. Y ojalá consigamos cambiar nuestro mundo y el que nos rodea.

 

 

1 comment on “Sobre cambiar el mundo”

  1. Luis Responder

    Me gusta mucho tus comentarios hija,te animo a que sigas por ése camino,.. como muy bien dices : EL AMOR es el único tema de el que nunca se acabará de hablar
    es a traves de él que podemos llegar a conseguir la meta hacia la que tanto pretende luchar el hombre desde siempre,que es; conseguir la mayor felicidad posible para sí mismo y para los que le rodean.
    Yo personalmente estoy aprendiendo que el EXITO en éste mundo es ser adaptable y sobre todo aprender a ser tolerante,pues en cuanto me salgo de mí mismo yá no puedo juzgar a los demás,sólo me puedo juzgar a mi mismo y aveces me lo pongo difícil.Pero el EXITO en éste mundo también está en saber conformarse con lo que uno
    tiene y puede saborear dentro de sus posibilidades y sobre todo como muy bien dices, con mucho AMOR,ésta es la clave hija.
    Te quiero mucho,cuídate y ánimo adelante,muchos besicos de tu padre que te quiere mucho.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *